sábado, 21 de mayo de 2011

Porque cuando rezo no ruego

Nos propone Mauro Mateos, conductor del inteligentemente divertido programa Sea lo que sea en la radio pública de Esquel, el siguiente juego, ingenioso y nada superficial por cierto:


Uy Diò, soy mATEOs
(el apio de los pueblos)

Tocan el timbre los Catòdicos, los Testículos de Jehovà, los Morbones, los Evanjetistas. Todos me rompen las bolas tocando mi timbre e intentando convencerme. Entonces, desde ahora en más salgo por las calles a "ateizar" a los religiosos a patadas, a través de mi plan de "Karatekesis".

Calaverita



Y en su invitación a jugar con nuestras dormidas neuronas, nos propone creatividad, y nos invita a reflexionar, no sólo declarar nuestros profundos prejuicios. Y me recordó un encuentro con esta tribu planetaria, en épocas en que estos duelos verbales, seguramente producto de mi aburrimiento, me entusiasmaban.

Si me lo permiten, contaré mi anécdota favorita con estos inefables e inagotables toca timbres:
(luego de un debate sobre la existencia de dioses, dispara sobre mi candidez el fanático adorable)
- Pero no me negarás, que la posibilidad de que exista es preferible.
(mi inesperada, para él, respuesta)
- Si tengo que elegir qué prefiero, sin dudas prefiero que todo esto sea obra del azar, nos da una oportunidad. Si vos tenés razón, y hay un dios único y responsable de todo, sólo hay dos alternativas: o estamos en manos de un hijo de puta que disfruta con el mal que todo su poder puede evitar y no lo hace, o estamos en manos de un inútil incapaz de que lo que él creó funcione bien.
Me miró, y sin decirme adiós bajó la escalera.
Esa tarde sonreí...





Reportaje en Sea Lo Que Sea para la Radio Nacional de Esquel

Hoy, la gente que hace “Sea lo que sea”, un programa diario de la radio nacional de Esquel, me han entrevistado para conversar sobre España, Argentina, de política, economía, de fútbol.


Han compartido la última entrada de mi blog sobre la Spanishrevolution, que es básicamente de lo que hemos conversado, además de la situación general de España, la visión de lo que sucede en Argentina, de la vida, y un poco de fútbol.

Con Nano Peralta, el Chavo Ortiz y Mauro Mateos, quienes me han distinguido con el título de corresponsal en España para la radio pública de Esquel, y me han prometido corderos patagónicos, cerveza artesanal y frutos del bosque. No quedará más remedio de ir a darles un abrazo a los muchachos.


Tenía ganas de compartirlo porque la pasé muy bien, me hicieron sentir muy cómodo los chicos. Unos grandes. En este enlace a la radio pública pueden escucharlos, de lunes a viernes de 9 a 11:45.


video


jueves, 19 de mayo de 2011

¿Se viene el estallido?

Es necesaria una Revolución Ética. Hemos puesto el dinero por encima del Ser Humano y tenemos que ponerlo a nuestro servicio.
Somos personas, no productos del mercado. No soy sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién se lo compro.

Por todo lo anterior, estoy indignado. Creo que puedo cambiarlo. Creo que puedo ayudar. Sé que unidos podemos.
Sal con nosotros. Es tu derecho.

Así termina el manifiesto de la plataforma Democracia real ya, los famosos indignados de la sociedad española.

¿Y esto qué? ¿Va en serio?
Ya nadie confía en los políticos, ya nadie confía en los sindicatos, sólo falta que empiecen a gritar que se vayan todos... Así empezó en Argentina a fines de los '90 y estalló en 2001. Mucha gente empieza a preguntarse si esto va camino de terminar del mismo modo.
Antes que nada debería quedar claro que quienes están en la calle no son sólo los jóvenes. Son los más ruidosos, es posible, pero muchísima gente de 30 años, 40, incluso más están también allí, codo a codo con ellos.

Permítanme decirles que si leen la situación de España en términos argentinos no van por buen camino. Tiene muchos puntos en común, es verdad, el tema económico claramente, que como resultado de años de políticas neoliberales, pero sobre todo la destrucción de la capacidad de decisión del estado, ha resultado en la degradación de la calidad de vida de millones de españoles, afectando fuertemente a la juventud.
Aquí conviene resaltar que, pese al obstinado ocultamiento de los medios de comunicación adictos al régimen del mundo libre (de justicia), el modelo de solución de la crisis islandés se difundió entre la población española, básicamente gracias a las redes sociales. Y se empieza a escuchar con insistencia, afortunadamente, que la definición de salida de la crisis en la que se encuentra España, debe seguir el ejemplo islandés.
Sin embargo en términos políticos es un poco más complejo. Evidentemente los españoles, aunque somos primos, son un poco diferentes, básicamente producto de una historia y una memoria histórica también diferente.

Leemos a José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía, decir muy suelto de cuerpo: "Queremos transmitir a la gente joven que éste es un proceso de ajuste necesario" y que "su situación económica mejorará en 10, 20 y 30 años", después de insistir en que el Gobierno "está haciendo todo lo posible para salir de esta situación".

La oposición política, el PP, un partido de derecha, impulsor original de las políticas económicas que han llevado a España al sitio en el que está, parecen creer de acuerdo a sus declaraciones que pueden rentabilizar en términos electorales esto, ya que especulan con un alto abstencionismo.

Es posible que la clase dirigente española, y claro, como no, entre ellos los políticos, no estén entendiendo el mensaje.
Es atinado preguntarse qué va a pasar cuando el pueblo vote (o no) al PP o al PSOE y sigan padeciendo las consecuencias del capitalismo financiero del PP o del PSOE. ¿Un 2001 español?

Para hablar en términos de política argentina, estamos en un estadio que se puede equiparar a los finales de los '90, cuando el voto a Clemente, etc. Me parece francamente un disparate comparar esto con el 2001, aún falta mucho para eso. No digo que no lleguemos allí, pero aún no estamos en esas. Claro que, si la política sigue en la suya, como pinta que será, en cualquier momento estarán unos cuantos más en la calle gritando: "qué se vayan todos".

Hoy no se vislumbra ninguna figura con capacidad de encauzar los sentimientos de los que están en las calles de España, a lo largo y ancho del estado. El portavoz de este movimiento, Miguel Arana no parece querer capitalizarlo. Algunos políticos de la izquierda están intentando posicionarse. Por ejemplo algunos líderes de grupos de izquierda radical están llamando a la abstención de cara a las elecciones del 22M, pero no hay indicios de que estén en condiciones objetivas de lograrlo.

Nosotros ya lo vivimos, y sabemos muy bien que la abstención y el voto impugnado a propósito no conduce a nada. Los españoles aún deben hacer su propia experiencia. Además, estas elecciones son municipales, con lo que el tema ideológico queda un poco de lado. Las próximas, que serán las generales, esas ya serán otra historia. En ese momento el movimiento que se está gestando habrá cuajado, o se habrá evaporado ante la incapacidad de darle un cauce orgánico, y eso tendrá mucha más influencia de lo que muchos esperan.

Esperemos que este movimiento incipiente no se diluya, y la sociedad española no regrese al pasotismo habitual, sólo sacudido cuando no pueden fumar en un bar, o superar los 110Km en la autopista. Ojalá.
De momento ya empezaron a caminar, y por lo que veo esto que empezó es sólo el principio. Por cierto hay gente que está poniéndole mucha garra. Sobre todo la juventud, evidentemente.
Francamente creo que podemos afirmar que el dado, es un buen primer paso.





lunes, 9 de mayo de 2011

Cuando las palabras son remos

Tres segundos dura el lapso entre prender el televisor y encontrar a alguien hablando supuestamente de lo terrorifica que esta la calle, de la sangre que caen en las alcantarillas, de que ya no se ve a nadie en las veredas, que las plazas estan vacias y que cada hogar se convirtió en la trinchera anti-pibe chorro, anti-villero.
Escuche a “prestigiosos periodistas” decir que hay que vivir con miedo y a la expectativa de que te roben las 24 horas para vivir seguros, y plantear cuales serian algunas de las soluciones, entre ellas estaban: empezar a mandar a los pibes de 14 años a sierra chica, alambrar, amurallar, rastrillar, torturar y encerrar a la gente de las villas, aunque es algo que nunca se dejo de hacer pero como ahora tenemos que tener cuidado que venga un negro y nos robe algo material hay que aumentar ese trabajo que por supuesto tiene que estar a cargo de nuestros compasivos y hermosos protectores: la policia…
Señores medios de comunicación: MIENTEN, MIENTEN, MIENTEN.
Analizemos humanamente esta situación que nosotros mismos creamos y en primer lugar me gustaría tener como primer argumento algunas estadísticas. Gracias al boca en boca aca adentro pude comprobar fehacientemente que el 99% de los pibes que estamos tras las rejas vivimos en alguna villa o en algún barrio de clase media pero en una casa bien humilde (aclaro que el uno por ciento restante corresponde a un pibe que no pude preguntarle de donde era).
Todos sabemos lo que es pasar hambre, todos sabemos lo que darse vuelta de tanta droga, todos vimos alguna vez como la policia entra al barrio de cazeria, todos pertenecemos a una cultura aparte, que es la de quedar aparte de todos los eslabones de posibilidades de vida digna de esta sociedad.
Porque digo esto, asi como aumentaron la cantidad de policias en las calles y aumento el trabajo, aumentaron la cantidad de transas en los barrios y el bulto de la billetera de cada comisario, lo que permite que los cerebros de los pibes se manejen como por un instinto animal en busca de la droga. La droga en este caso y en todos los casos es la pasta base, la cocaina y las pastillas.
La droga te quita el hambre, para drogarse se necesita plata, para tener plata hay que trabajar, la unica oportunidad de trabajo es la de ahogarse doce horas diarias en una fabrica, pero como parte de nuestra esencia los excluidos en el fondo tenemos algo natural: el rechazo al sometimiento,
y entonces si ya venimos con una infancia ausente donde ya a los siete u ocho años vamos pero no estamos en la escuela, (escuela siempre precaria) y ya canalizamos en nuestro conciente lo que es una 9mm, la droga y lo que es robar, a los doce ya dejamos la escuela que nunca nos enseño nada , nos duele ver la familia que no tenemos, nos empieza a molestar el estomago que hace ruido y las zapatillas que hablan de tan rotas, y encontramos aliados de similar experiencia en cualquier esquina: asi empieza la aventura delictiva.
Tarde o temprano, casi siempre temprano, se conoce lo que es estar en cana, adentro uno no aprende nada porque las herramientas que hay son escasísimas, adentro la violencia es cotidianidad y entonces uno en vez de poder abrir los ojos de la consecuencia social que somos, nos perfeccionamos como delicuentes.
A esa altura de lo que menos tenemos idea es de lo que es vivir, simplemente somos mentes muertas en suspenso, por eso robamos y matamos sin conciencia.
¿Casualidad? Donde menos hay aparatos de contencion es en los lugares mas humildes de donde venimos y existen muy pero pocas oportunidades de poder desarollar alguna creatividad Artistica y no existen lugares para perfeccionarse en alguna actividad deportiva y tomarlo como arma para zafarle al dolor que arrastramos de herencia. Algo que podria ser basico para soñar otra cosa.
No hay salidas y las que aparecen tratan de taparla todo el tiempo.
Con un panorama tan cruel, tan inhumano, con tan poca perspectiva a futuro, con la idea de salir de caño hecha carne y de disfrazar con un par de nikes nuevas nuestra eterna pobreza, con el odio que recibimos diariamente de la televisión y de la gente, como quieren que no haya inseguridad...


Camilo Blajaquis, es César González, un chico de veinte años de la Villa Carlos Gardel. A los 16 años, fue condenado por el delito de secuestro extorsivo, y purgó su pena durante cinco años en distintos institutos de menores y establecimientos carcelarios. Un encuentro fortuito con algunos libros pareció cambiar su destino, desterrando el prejuicio de la profecía autocumplida que suele mal usarse en estos casos.
“Mi referente es Oliverio Girondo. Fue un revolucionario, se atrevió a hacer un lindo quilombo con el estilo poético y diciendo cosas interesantes. Después te puedo nombrar un poco de García Lorca, un poco de Bukowski y mucho de la poesía de Los Redondos. El Indio Solari es una gran influencia para mí”, relató enumerando a sus autores favoritos elegidos bajo un criterio sumamente ecléctico. La literatura le llegó por mera casualidad. “Los libros entraron en mi vida gracias a Merok, un mago que daba cursos en los institutos de menores de Capital. Él enseñaba en el taller venciendo prejuicios e indiferencias adentro de los pabellones. Nos enseñaba un truquito y nos hablaba de Rodolfo Walsh, del “Che” Guevara, de Eduardo Galeano, de los Túpac Amaru”, describió el rito inciático que lo acercó a la lectura. Luego, comenzó a agregar nuevos títulos y autores bajo su propio discernimiento. Es consciente de que “si no fuera por la literatura, ya estaría muerto y sería un número más en los legajos policiales”.
Dirige la revista Todo Piola, y escribe poesía bajo el seudónimo de Camilo Blajaquis: Camilo por el revolucionario cubano Camilo Cienfuegos, y Blajaquis por Domingo, el militante peronista que fue asesinado en una pizzería, y que César conoció gracias a “¿Quién mató a Rosendo?”, del propio Walsh.
Su blog: http://camiloblajaquis.blogspot.com


Libertad el grito sagrado
Que nunca oyeron los mortales
Como quisiera
Hacerte el amor esta noche
Y esperar el amanecer



Recostado en tu vientre
Mis bolsillos están vacíos
Por eso los santos me dan la espalda
Si es verdad que no tenes precios



Se mi novia para siempre
Libertad que feliz seria
Si compartieras mate conmigo
En el patio de mi casa



Ya no te violarían presidentes, ni empresarios
Y serias amiga de mi gente
Esa que sabe de vos por leyendas
Y que piensa que tu magia
Tiene forma de billete.



domingo, 8 de mayo de 2011

Elogio del poeta y su palabra necesaria

Hamlet Lima Quintana

Que no te falte tiempo
para comer con los amigos
partir el pan,
reconocerse en las miradas.

Deseo que la noche
se te transforme en música
y la mesa en un largo
sonido de campanas.

Que nada te desvíe,
que nada te disturbe
que siempre tengas algo
de hoy para mañana

y que lo sepas dar
para regar las plantas
para cortar la leña,
para encender el fuego,
para ganar la lucha,
para que tengas paz.

que es la grave tarea
que me he impuesto esta noche
hermano mío.


Teoría de los buenos deseos



A veces el silencio
es la palabra justa,
la que enciende las luces,
la que mejor se escucha,
la que place o se sufre
cargada de milenios,
la que otorga hermosura,
la flor del pensamiento.

En ese momento
de la clara armonía,
de la mejor tristeza,
de la entera alegría.
Es el gran fundamento
que ronda a la grandeza:
tu palabra y la mía
habitan el silencio.

Por eso la palabra
debe ser pronunciada
como una ceremonia
con aire de campanas,
una fiesta del alma,
farol del pensamiento,
porque fue generada
por el mejor silencio.


Elogio del silencio.







La imagen que ilustra esta entrada corresponde a "Consumo y Villa 31", Óleo sobre tela, 2010/2011, de Carlos Adrián Agüed.

martes, 3 de mayo de 2011

La fábula del escorpión y la rana

El escorpión debía cruzar un río, entonces le pidió a la rana que lo ayudara.
- No -le dijo la rana-, vas a picarme.
- Sería tonto si así lo hiciera, porque mi vida va a depender de la tuya; si vos te morís, yo me ahogo.
- No, con eso no me agarrás; cuando estemos por la mitad del río vas a picarme y a decirme: "perdona, es mi naturaleza"; ese cuento es más viejo que la tortuga.
- Sí, yo también lo conozco -dijo el escorpión-, y conozco también cómo termina: la rana y el escorpión mueren. Mi naturaleza es picar, lo reconozco, pero también es mi naturaleza sobrevivir, y entre una cosa y la otra, todos los escorpiones (con excepción del de la fábula) elegimos sobrevivir; ésa es nuestra naturaleza.
(...)

- Gracias por confiar en mí- le dijo el escorpión antes de que abordaran el agua.
- De nada- le respondió ella, y empezaron a cruzar el río.

Cuando iban por la mitad, la rana se detuvo de pronto, tomó el aguijón del escorpión y se lo clavó a sí misma en una de las patas.

- Perdoname -le dijo al escorpión, que la miraba sin comprender-, es mi naturaleza...

Y los dos murieron, como siempre ocurre cuando una rana y un escorpión se deciden, de buena fe, a cruzar juntos un río.


Martín Sancia, Breves historias de animales sabrosos, engreídos, enamorados, malditos, venenosos, enlatados, tristes, cobardes, crueles, espinosos... (y otras historias).


De todas las miradas o lecturas que tiene esta re-escritura de la historia, a mí me gusta, aunque supongo que debería decir que me inquieta, la que nos sugiere que debemos temerles más a nuestros miedos. A los más profundos, esos insospechados. Entender que es a nuestros propios demonios a lo que realmente más debemos temer de todo aquello que nos acecha extramuros.

Hay muchas lecturas más, y seguro que más potentes que la mía. También hay preguntas.
Por ejemplo angustia preguntarse por qué la rana se clava el aguijón.
¿Porqué los necios son necios?
¿Porqué los timoratos no corren, o por el contrario, por qué no luchan cuando sus intereses están en riesgo?
O mejor: por qué tantos temen a la libertad de decidir.
Por qué tantos repiten las opiniones de otros sin haber sido condenados por dios alguno.

No lo sé, la psicología nunca fue lo mío. Lo mío siempre fue la búsqueda inútil...