viernes, 21 de diciembre de 2012

El sueño no es escrito en estrofas regulares

No se construye lo nuevo sólo destruyendo lo viejo.
Cuando no hay nada con qué construir lo nuevo, es preferible endulzar lo viejo para que sea más soportable...

Mi padre, un viejo y pertinaz comunista, me enseñó que un revolucionario primero debe ser decente, honesto, que debe ser un ejemplo como trabajador, como compañero y como ciudadano.

Sucede que como dicen que sabiamente "El Che" dijo: “...debemos empezar a recrear al hombre nuevo y para ello necesitamos ser ejemplares, éticos, decentes, solidarios y justos...”.

He leído que Enrique Lihn ha escrito, y fue críptico poema:
"Te dimos demasiada importancia: el rey de los pasquines, en que hacías tus consagraciones y consagrabas tus desprecios, es de heterogénea y olvidable lectura. Después de ser la rumia, la rutina 'de los caballeros que pastan en las praderas chilenas' y el diccionario de los apenados que compran trabajo a cualquier precio... se vende por kilos en las carnicerías".

Y yo lo asocio a una canción de Zeppelin.

Creo que no es tan difícil entender porqué...


Imagen: "Room alone", de Ahmet Broge.




Como si el sueño fuera escrito en estrofas regulares, cada nocturno despertar significa el reacomodarse del cuerpo a su idea fija: que el enemigo monta guardia en él sin pegar una sola pestañada dueño y señor de la ciudadela tomada.

Enrique Lihn.

jueves, 13 de diciembre de 2012

El tiempo es bola de cristal

Y lo más increíble del caso, es que al final acertaron, pero porque se hizo justo lo contrario de lo que planteaban en sus escenarios...


"La bola de cristal".
Por Julio Nudler.
Sábado, 14 de diciembre de 2002.


Hasta por lo menos el año 2012, un peso seguirá valiendo un dólar. Esto lo afirmaban en 1999 cuatro centros económicos argentinos, tres de ellos al menos muy conocidos por el público: Fiel (con Ricardo López Murphy como economista estrella), el CEMA (al que pertenecían Roque Fernández, a la sazón ministro de Economía, y Pedro Pou, presidente entonces del Banco Central), Ieral, de Fundación Mediterránea, bajo la insigne orientación de Domingo Cavallo, y Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Para esa época ya había comenzado la recesión, el colapso ruso de 1998 había espantado a los capitales de los mercados periféricos y Brasil había devaluado fuertemente el real, pero nada de eso bastaba para que esas entidades –que en varios casos habían ejercido durante la década, o ejercían aún, la conducción de la economía nacional– se anoticiaran del derrumbe en ciernes de la convertibilidad. Con la misma negación, un equipo liderado por José Luis Machinea se aprestaba a empuñar el timón a fines de aquel año.

Casi por casualidad, la visión (o falta de ella) de mediano y largo plazo de las entidades mencionadas, de claro predominio ideológico ortodoxo, quedó plasmada por un encargo de la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, coto de caza de María Julia Alsogaray, que necesitaba saber qué sería de la economía argentina en el período 1999-2012 para estimar las emisiones de gases de efecto invernadero en el lapso 2008-2012, como parte de los compromisos asumidos en los protocolos de Kyoto. Ricardo Aronskind y Jorge Schvarzer, de Cespa (Centro de Estudios de la Situación y Perspectivas de la Argentina), se han tomado el trabajo de examinar aquellas proyecciones, tan drásticamente burladas por la cruel evidencia de los acontecimientos.
En cada caso se pidieron tres escenarios previsibles: el optimista, el medio (que debía ser el considerado más probable) y el pesimista. En cuanto a la evolución de las exportaciones, por ejemplo, Fiel espera en su evaluación que para el 2012 alcancen (escenario medio) los 148 mil millones de dólares anuales, mientras que el CEMA y la Mediterránea se conforman con unos 73 mil millones, que Flacso eleva a 90 mil. Los analistas de Cespa intentaron ver si tan fantástico aumento de las exportaciones, que en 1999 rondaban los u$s 28.000 millones (bastante más de todas formas que en este 2002), era coherente con las proyecciones productivas que esos mismos augures trazaban. Y la conclusión fue desconcertante: el país iba a multiplicar sus exportaciones, pero sin producir lo suficiente. Aunque el aumento esperado en la producción de bienes exportables se volcara íntegramente a los mercados externos, sin ninguna absorción local, aun faltarían 27.400 millones de dólares anuales. ¿Tanto confiaban en el turismo o en la venta de otros servicios como para cubrir semejante bache, o es que esas proyecciones descomunales carecían incluso de consistencia interna?

Como expectativa intermedia, se predecía que el PBI (la riqueza generada por la economía en un cierto período de tiempo) sería en 2012 un 50 por ciento superior al de 1998, lo cual implicaba confiar en un crecimiento anual promedio de 3,3 por ciento. Pero ahora, luego de cuatro años de retroceso en lugar de avance, alcanzar la misma meta exigiría crecer al 5,8 por ciento. Y si las exportaciones fueran las encargadas de liderar ese crecimiento, deberían expandirse a partir de hoy a un ritmo del 23 porciento anual. Ante lo improbable que esto resulta, el Cespa sugiere que “el desarrollo sigue siendo un problema de ampliación del mercado interno, antes que la búsqueda frenética de demanda en el mercado externo”.
Una comprobación notable es que los cuatro institutos dan por sentada la continuidad de la política cambiaria hasta el 2012, año en que el 1 a 1 hubiese cumplido 21 años triunfales. Además, los trabajos suponen una tendencia a la reducción en el gasto público, a pesar del creciente peso de los servicios de la deuda. En general, prevén un crecimiento más lento de la economía respecto de lo ocurrido en los ‘90, aunque el CEMA pronostica en su escenario optimista un ritmo del 6 por ciento anual, a condición de que se profundicen las llamadas “reformas estructurales”. En la visión de la ortodoxia, cierta mayor austeridad (salario real planchado) bastaría para la supervivencia de la convertibilidad, a pesar de un contexto financiero internacional menos propicio.

En verdad, nada de lo que proyectaban entonces, casi en vísperas del desastre, se parece a la sobreviniente realidad, que terminó imponiéndose dramáticamente dos años después, consumando tendencias que ya estaban expuestas en 1999 e incluso antes. Entre los vaticinios figuraba un aumento del peso de la inversión bruta fija en el PBI, con especial participación de inversores argentinos, que recuperarían importancia frente a los externos. Sin embargo, los cuatro estudios preveían la continuación del déficit externo durante todos estos años, por lo que este déficit estructural anidado en la cuenta corriente del balance de pagos implicaba la necesidad de que capitales del resto del mundo siguieran invirtiendo fuertemente en el país y financiándolo, a pesar del nivel ya alarmante de la deuda y del costo creciente de sus servicios. Que el escenario mundial no avalase en absoluto esa posibilidad no parece haber desalentado a los imaginativos economistas locales. Para las lúcidas mentes del CEMA, por ejemplo, “el proceso de entrada de capitales se mantendrá a lo largo de los años tal como vino sucediendo en la década de los noventa. Esta hipótesis es independiente de cada uno de los escenarios.”

Como se ha visto, lo que en los hechos sufrió la Argentina fue una masiva fuga de capitales desde el momento en que todo el mundo entendió que la convertibilidad estaba condenada. Y la inversión, lejos de aumentar, ya en 1999 se replegaba ante la recesión interna y la declinante competitividad externa, con desvío de proyectos hacia Brasil. A pesar de todo, los pronosticadores auguraban un muy significativo retroceso del riesgo país hacia finales del período, como si el persistente déficit externo que las mismas proyecciones anticipaban no fue a preocupar a los mercados financieros, seducidos como estarían por las reformas estructurales que seguiría acometiendo la Argentina.





El asalto de siglos del baniano contra la vertical paciencia de la tapia es menos largo que esta momentánea bifurcación del pesamiento entre lo presentido y lo sentido.
Ni allá ni aquí: por esa linde de duda, transitada sólo por espejeos y vislumbres, donde el lenguaje se desdice, voy al encuentro de mí mismo.
La hora es bola de cristal.
(Octavio Paz)

lunes, 10 de diciembre de 2012

Sólo somos el muro que retiene el jardín

La gente está en la calle.
Hace apenas un mes muchos salieron en la ciudad a pararse enfrente al proyecto político que ejerce el ejecutivo.
Ayer, en cambio, muchos otros salieron en todo el país a revindicarlo.
Eso es muy bueno y destacable.
Y cuando el pueblo está en la calle las cosas pueden salir bien.

No es importante la estúpida discusión cuantitativa, lo importante es que el pueblo está en la calle, porque todos somos pueblo, los de antes, los de ahora, y los que vendrán.
Tampoco cuál trasunta alegría y deseo de comunión, y cuál no.
El año próximo las urnas (las únicas que mandan) volverán a definir quién gana la discusión por las cantidades.

Bailemos, riamos y disfrutemos, porque la democracia es, le pese a quien le pese.
Por mucho que quieran esconderla tras declaraciones tan altisonantes como falaces, la democracia está.

La democracia somos...




Esto es falso, esto es bueno y aquello rubio cobre.
Qué ciencia, hermanos, cómo saben todo eso.
¿No hay más azul, ni falso ni magenta que el sol del que los mira?
¿No florecemos, no estamos comprendidos entre los seres del reino -oh solipsistas, oh videntes, oh magos-?
Sólo somos el muro que retiene al jardín.

Eduardo Lizalde.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Este lugar que no me muestran parece un buen lugar

Por lo tanto al contrario de lo que afirman sectores de los medios brasileños, la nueva legislación argentina contribuye a ampliar la libertad de expresión y a profundizar las transformaciones democráticas y sociales implementadas por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.


Directorio Nacional del Partido de los Trabajadores.
Brasilia, 7 de diciembre de 2012.


Diretório Nacional aprova resolução sobre a Argentina:

RESOLUÇÃO SOBRE A ARGENTINA





Este parece un buen lugar, donde acabar mi viaje, en busca de la libertad, por todos los paisajes. Podría dar un paso más, si creyera en una utopía, que pudiera estar allende el mar, donde el sol se oculta cada día. Pero también puedo saltar, dirección a las estrellas, las del cielo y las del mar, y dejar mi vida en tierra. Ahora ya puedo asaltar el cielo, y quedarme todo su aire, porque no me importa hacer roca mis huesos, ni teñir la espuma de las olas con mi sangre.
Daniel Martínez Delors

viernes, 7 de diciembre de 2012

La incivilidad, la marca del imbécil

"No hay imbéciles, sólo imbecilidades. La imbecilidad consiste en creer entender lo que no se entiende.”
(René Magritte)


El boludo, el imbécil social, deja su marca en todas las interacciones humanas. Y la mayoría de las veces es exitoso en su cometido, sale impune y obtiene beneficios.

Esto hace que algunas personas inteligentes, justas y solidarias opinen "No, no es un pelotudo. Es un vivo y un hijueputa, pero de boludo no tiene nada".

Muy pocas veces esta discriminación es correcta. En la mayoría de los casos es producto de aglutinar en una misma idea - quizás involuntariamente - la definición médica clásica de idiota con la noción ético-social que estamos intentando configurar aquí.

El palurdo – cualesquiera sean su IQ, su instrucción formal o, incluso, sus talentos notables en disciplinas o artes específicos - conduce violando las normas de tránsito y poniendo en riesgo a los demás, ensucia las veredas con envoltorios de golosinas, fuma en las estaciones de servicio, empuja desconsideramente en los transportes y en las gradas, educa a sus hijos para que saquen ventaja por los medios más mezquinos, envía cadenas de email, se mete en debates sobre los que no entiende nada, soborna y recibe sobornos porque según él todo el mundo lo hace, pretende hacer pasar por arte una película pochoclera o un gato sentado en una mesa, no cree en la política pero sí cree en la charlatanería de quiosco, escribe con los pies y se cree periodista, receta fármacos innecesarios a cambio de un viaje al Caribe... Cada uno de estos casos-paradigma son posibles capítulos de un estudio; algunos se pueden subsumir con otros. Nunca entrarán todos en un único volumen. "El boludo - describía hace veinte años un crítico de cine francés cuyo nombre no recuerdo - es capaz de leer y discutir a Kierkegaard en su idioma original, pero se niega a cederle el asiento a una viejita en el subte".

Lo que propongo como hipótesis de trabajo es que estos sujetos no son vivos. Son boludos e hijueputas al mismo tiempo.


El verdadero asunto: La imbecilidad social

Si bien en los diccionarios médicos - y también en los otros - la primera acepción para el término "idiocia" es algo similar a "forma extrema de deficiencia mental, con un CI inferior a 25 en la que el sujeto es incapaz de hablar e incluso de valerse por sí mismo", con variantes como "con la capacidad mental de un niño no mayor de dos años" y descripciones análogas, también en los mismos textos aparece la noción de "idiota moral", como "sujeto incapaz de discernir la naturaleza moral de sus actos".

Esta última derivación representa algún alivio frente a tanta taxonomía nosológica, tanto encasillamiento descriptivo. Aún así no nos dice demasiado acerca del idiota social, ese sujeto cuya deficiencia no afecta - bueno, no visiblemente, no de un modo mensurable a través de una evaluación de coeficiente intelectual - el ámbito de lo cognitivo, sino el de lo socio-afectivo, aquello que implica responsabilidad para los otros sujetos y el espacio que con ellos comparte. Personalmente estoy convencido de que lo cognitivo y lo social son inseparables – como lo son lo racional y lo emocional -, pero no vengo aquí a discutir con los diccionarios médicos sino con algunos equívocos que aún persisten en torno de a qué clase de personas llamamos palurdos, pelotudos o imbéciles en la vida cotidiana.

Mi expectativa es que se genere un mínimo de acuerdos de sentido, de ajustes globales de lenguaje que, en conversaciones posteriores, nos permita evitar circunloquios acerca de si le estamos llamando "idiota" a un deficiente mental o, más bien, a un concienzudo ejecutor y promotor de incivilidades varias; un reverendo pelotudo, en otras palabras.

Como transcribo más arriba, la noción de "idiotez moral" es insuficiente, en tanto describe a un sujeto incapaz de discernir. El sujeto del que me ocupo aquí - al tiempo a que los invito a ustedes para que se ocupen también - sí es capaz de discernir entre lo valioso y lo disvalioso, entre lo prudente y lo peligroso, pero no lo hace porque le importa tres carajos, o porque nadie alrededor se lo reprocha, o porque obtiene beneficios mayores que los riesgos, o por todo eso a la vez.


Lengua y habla. El boludo a través de la geografía humana

En el Río de la Plata lo llamamos boludo, pelotudo o forro.
En Chile, weón.
En México y el Caribe, pendejo.
En España, gilipollas o capullo; también pringao.
En Italia: coglione.
En Francia: con.
En Estados Unidos: asshole o, eventualmente, fucking moron (idiota de mierda)
En Gran Bretaña: dickhead (cabeza de verga)
En Alemán: arschloch (equivalente al inglés asshole, o agujero del culo)
En idish: Schmuck, también pronunciado schmeck, o a veces Potz (pija, pero también boludo, una paradoja en criollo pero una semejanza con el inglés británico)

(Invariablemente en todos los casos y en cada una de esas colectividades, el "boludo" o sus equivalentes idiomáticos puede usarse entre amigos redefinido de un modo afectuoso o "meaningless", lo mismo que "hijo de puta", que incluso es una expresión elogiosa o admirativa en ciertos contextos. Aclaración necesaria para que no nos distraigamos del asunto principal)

¿Son idénticos los significados de estas palabras? Desde luego que no. No es como decir ojo-eye-oeil-ochio, o leñador-bucheron, o piedra-stone. No, son adjetivos, casi en todos los casos neologismos o bien resemantizaciones.

Pero tienen al menos dos cosas en común, tan en común que deberíamos asumirlas como rasgos identitarios.

En primer lugar, refieren en todos los casos, en forma directa o derivada, a los genitales masculinos, especialmente a los testículos. Raro; en el mismo lugar en el que se deposita simbólicamente el coraje, se instituye también la estupidez. Pero eso puede ser tema para otro libro, por el momento.

En segundo lugar - last but not least - los hablantes de todos los países y lenguas enunciados arriba, y todos los que se incluyen de un modo tácito, piensan en el mismo sujeto cuando lo califican como puñetero, con o schmeck: No en un minusválido mental sino un antisocial autoválido.

Permítanme expresar una convicción moral, que no tiene nada de certeza, y que someto a falsación, refutación y corrección:
Me resisto a creer que haya algo de sabiduría en la maldad.


Por Eddie Abramovich...




El aburrido país de las maravillas

El grupo Clarín posee "el 41% del mercado de radio, el 38% de la TV abierta y el 59% de la TV por cable, cuando el máximo (que marca la ley) en todos los casos es 35%"; para el grupo, con un volumen de negocios de 9.753 millones de pesos (unos 2.000 millones de dólares) en 2011, la TV por cable representa el 80% de dicho negocio, y es precisamente donde tiene que realizar la mayor desinversión.
No hablamos de medios de comunicación, ni de libertad de expresión, hablamos de negocios, de dinero, llanamente de dinero.

Hace más de 3 años que se aprobó la ley de medios en el Parlamento de la Nación, cuyos integrantes son elegidos mediante el voto popular, democráticamente y tal y como regula la Constitución de la Nación Argentina. Sin embargo un grupo de presión económico, el grupo Clarín, mediante jueces financiados por dicho grupo, sigue trabando la legitima aplicación de dicha ley, deseada por años por todos los que queremos que por fin se democratice la palabra en Argentina, lo que constituye una insolente burla a la democracia y a la voluntad popular.

Puedo aceptar que alguien no confíe en un determinado grupo político (en este caso el actual gobierno) y que por tanto se dude de la correcta aplicación de una ley, pero para eso están las urnas. Pero no hay muchas opciones, o la “Ley de medios” es inconstitucional o se debe aplicar de una buena vez.
Es posible que el actual gobierno politice todo en exceso, y que esto constituya finalmente un error, pero para eso también están las urnas. No debemos confundirnos, este tema es económico y de poder, no está en juego la libertad como algunos insensatos declaman, hay un enfrentamiento y se está llevando al límite por parte de todos los involucrados, y los poderes que actúan son fácticos enfrentados con los administrativos, y estos poderes fácticos están en contra de los intereses generales de los ciudadanos, de nosotros, los mortales.

RSF (Reporteros sin fronteras) estima que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA) "constituye un modelo" porque "es la primera en su género que reserva 33 % de las localizaciones radioeléctricas planificadas, en todas las bandas de radiodifusión sonora y de televisión terrestres, en todas las áreas de cobertura, para las organizaciones sin fines de lucro". Eso es "una garantía importante de igualdad y pluralismo. Esta regla ha inspirado otras legislaciones y proyectos de ley en el continente, por ejemplo, en Ecuador y Bolivia", recordó RSF.
Que alguien diga, como he oído por ahí, que la ley de medios es nazifascista y que pretende controlar a los medios o que el gobierno pretende hacer desaparecer el poder judicial, lo descalifica de manera contundente, en tanto expresa un nivel de fanatismo groseramente elevado. Este gobierno no sólo no quiere hacer desaparecer el poder judicial, no puede.
La ley de medios no sólo es elogiada por mí, lo que no significaría nada, también es elogiada por la inmensa mayoría de los medios de comunicación tradicionalmente democráticos del continente (Carta Maior, La Jornada de México, etc). Además de otros medios, periodistas e intelectuales que merecen mi respeto. En cambio quienes pretenden imponer el relato del control de los medios son aquellos que nunca han creído en la democracia ni en la libertad de expresión.
Es probable que finalmente me una más el espanto que el amor.

Porque como todo el mundo sabe, desde que se inventó la imprenta, en el capitalismo mágico (donde la libertad de las personas es inversamente proporcional a la libertad de los capitales), la libertad de expresión es propiedad del propietario de la imprenta.

Me aburre mucho esta discusión, se me antoja excesivamente maniquea.




¿Oíste tú contar que desgarrados como fieras allá los hombres mueren, y no serán los golpes que los hieren por los genios maléficos lanzados? Y cuando están así desesperados, ¿genios no habrá que así los desesperen sobrehumanos, celestes, infernales de quienes esas llamas son señales?

(Carolina Coronado)

domingo, 2 de diciembre de 2012

No voy a enamorarme de ti, sólo deseo amarte...

Si de un vuelo la esencia iluminase esta celda que a tientas desconozco, si de un frágil destello, de una brisa juvenil o poema, en breves pétalos, descendiese tu vida; si a mi vida

una virtud le diera buena suerte, expresaría el poema, la bondad de tu sereno gesto al apoyarse tus alas, tu sonrisa y tu belleza en el clavel de fiebre de mi alma.

Pues tu sonrisa leve manifiesta una resuelta forma de animar, de dar ágiles signos, no al sollozo en que todo se pierde, sino al beso de impecable factura, de dominio.

Si la sonrisa es nido, el beso es sueño de virginal angustia y melodía. Si un día tus pies besé desesperado, fue tan solo por darme la delicia de alzar los ojos y mirar al cielo.

Al cielo de tus ojos y tu frente, al inquietante cielo donde vuelos de pensamientos gimen, donde una y otra vez me dedico a descubrir la desolada nube de mi amor.

Es mejor hablar claro y no decir que se siente la angustia por sistema. Es mejor que te diga: No me olvides, y si me olvidas dame, de tu boca la fría miseria del final, la muerte.

Pero nada dirás, lo estoy sabiendo, cuando en dulces instantes como flores, vienes de nuevo a mí, y en tu sonrisa aprendo la lección definitiva: el alba temblorosa de tu boca.


"Esa sonrisa", de Efraín Huerta.


La imagen corresponde a una fotografía de la serie "Cuba y su gente", del fotógrafo argentino Daniel Roitenburd.




No voy a enamorarme de ti, sólo deseo amarte...

Las puertas que vamos eligiendo

En algún lugar del gran muro inconcluso está la puerta, aquella que no abriste y que arroja su sombra de guardiana implacable en el revés de todo tu destino.
Es tan sólo una puerta clausurada en nombre del azar, pero tiene el color de la inclemencia y semeja una lápida donde se inscribe a cada paso lo imposible.
Acaso ahora cruja con una melodía incomparable contra el oído contra el oído de tu ayer, acaso resplandezca como un ídolo de oro bruñido por las cenizas del adiós, acaso cada noche esté a punto de abrirse en la pared final del mismo sueño y midas su poder contra tus ligaduras como un desdichado Ulises.
Es tan sólo un engaño, una fabulación del viento entre los intersticios de una historia baldía, refracciones falaces que surgen del olvido cuando lo roza la nostalgia. Esa puerta no se abre hacia ningún retorno; no guarda ningún molde intacto bajo el pálido rayo de la ausencia.
No regreses entonces como quien al final de un viaje erróneo —cada etapa un espejo equivocado que te sustrajo el mundo— descubriera el lugar donde perdió la llave y trocó por un nombre confuso la consigna.

¿Acaso cada paso que diste no cambió, como en un ajedrez, la relación secreta de las piezas que trazaron el mapa de toda la partida? No te acerques entonces con tu ofrenda de tierras arrasadas, con tu cofre de brasas convertidas en piedras de expiación; no transformes tus otros precarios paraísos en páramos y exilios, porque también, también serán un día el muro y la añoranza.
Esa puerta es sentencia de plomo; no es pregunta. Si consigues pasar, encontrarás detrás, una tras otra, las puertas que elegiste.

"Detrás de aquella puerta", de la poeta pampeana Olga Orozco.


Si escuchamos Kathy's Waltz, ese clásico del jazz, ejecutado por Dave Brubeck Quartet, una banda paradigmática, podríamos pensar que están improvisando sobre "All my loving" de Paul McCartney.
Sin embargo cuando contrastamos que este tema fue grabado en 1959 y el del genial Beatle en 1963, entendemos entonces que la línea que separa inspiración y plagio es muy delgada.
Como dato, sin justificar a Paul hay que tener en cuenta que en su casa se escuchaba mucho jazz, dado que su padre era un apasionado cultor del género.

Después de todo, para bien o para mal, somos las puertas que elegimos.




Una obscura suerte de leyenda

Esto de las remeras con la cara de Macri como El Che, me confirma lo que siempre supe:

Mauri y los chicos del PRO son "Rebolú, son arios"....



Vengo con algo de retraso, pero ya que estamos en la ciudad de Buenos Aires (a la que algunos insensatos insisten en llamarla CABA), pensaba en la indignación de algunos con la diputada Gabriela Cerruti y su foto de la planta macho de Marihuana:

No será que lo que les jode, en realidad, especialmente a Feinmann (el malo), es que exista un macho que no pega?

♪♫Yeah♫♪




¿Qué recordamos cuando recordamos la imagen real o la imagen distorsionada? ¿Qué es lo real? ¿Qué es lo distorsionado?
Los muertos dejan al partir sólo su propia vida es decir, un legado inconcluso de triunfos y derrotas.
Los otros —siempre los otros— se encargarán con los años de convertir esa historia de bellos renunciamientos en una obscura suerte de leyenda.

Luis Raúl Calvo.

viernes, 30 de noviembre de 2012

El goce de ser feliz en una esquina del Sur

Ahora que lo escucho al juez hispano-argentino Baltazar Garzón hablar sobre España y Argentina en nuestra televisión, y contar sobre la satisfacción que le provoca su trabajo consistente en recorrer nuestro hermoso país asistiendo al estado en los juicios que se realizan, y promoviéndolos, sin que los jueces que intervienen se queden si trabajo por ello, como a él le pasó en mi amada España,
recuerdo el maravilloso poema de Cesar Vallejo:

"¡Cuídate, España, de tu propia España! ¡Cuídate de la hoz sin el martillo, cuídate del martillo sin la hoz! ¡Cuídate de la víctima a pesar suyo, del verdugo a pesar suyo y del indiferente a pesar suyo!

¡Cuídate del que, antes de que cante el gallo, negárate tres veces, y del que te negó, después, tres veces! ¡Cuídate de las calaveras sin las tibias, y de las tibias sin las calaveras! ¡Cuídate de los nuevos poderosos! ¡Cuídate del que come tus cadáveres, del que devora muertos a tus vivos! ¡Cuídate del leal ciento por ciento!

¡Cuídate del cielo más acá del aire y cuídate del aire más allá del cielo! ¡Cuídate de los que te aman! ¡Cuídate de tus héroes! ¡Cuídate de tus muertos! ¡Cuídate de la República! ¡Cuídate del futuro!..."


La imagen corresponde a la obra "Esquina del Barrio Sur" (Montevideo, Uruguay, 2005) de Daniel Ruggiero.




Ya no es mágico el mundo. Te han dejado. Ya no compartirás la clara luna ni los lentos jardines. Ya no hay una luna que no sea espejo del pasado, cristal de soledad, sol de agonías. Adiós las mutuas manos y las sienes que acercaba el amor. Hoy sólo tienes la fiel memoria y los desiertos días. Nadie pierde (repites vanamente) sino lo que no tiene y no ha tenido nunca, pero no basta ser valiente para aprender el arte del olvido. Un símbolo, una rosa, te desgarra y te puede matar una guitarra.

Ya no seré feliz. Tal vez no importa. Hay tantas otras cosas en el mundo; un instante cualquiera es más profundo y diverso que el mar. La vida es corta y aunque las horas son tan largas, una oscura maravilla nos acecha, la muerte, ese otro mar, esa otra flecha que nos libra del sol y de la luna y del amor. La dicha que me diste y me quitaste debe ser borrada; lo que era todo tiene que ser nada.

Sólo que me queda el goce de estar triste, esa vana costumbre que me inclina al Sur, a cierta puerta, a cierta esquina.

Jorge Luis Borges, 1964.

martes, 6 de noviembre de 2012

Los caminos de la democracia

Se viene el 8N y hay mucho revuelo.
No sé si lograrán al fin generar alguna oposición sólida al actual gobierno nacional y su proyecto político; no parece ser el camino para lograrlo el que han elegido, pero la política no es una ciencia exacta, de modo que nunca se sabe.

Sólo digo una cosa: necesitan más votos, no más cacerolas.
Afortunadamente tenemos democracia.


El gobierno dentro de sus responsabilidades ejerce con legitimidad de origen y de gestión el mandato conferido democráticamente; guste o no, hace lo que debe hacer.
El problema son aquellos que debiendo cumplir con el rol que le confirieron los votos, y la constitución, no lo hacen. Dejando a millones de ciudadanos sin representación y al sistema sin alternancia.

Me refiero a que puede gustar o no lo que hace el gobierno, o cómo lo hace, podemos debatir los objetivos, si el avance en su cumplimiento es válido o no, pero hace lo que debe hacer: ejercer el gobierno.
Lo que mucha gente necesita para dejar de sentir esa impotencia (que puede incluso generar iracundia) es una referencia opositora con capacidad de ejercer el ejecutivo, que se muestre como posible al menos.
No digo que esa oposición me deba gustar a mí o no, posiblemente no me guste y ejerza mi derecho a no votarlos, pero que tenga potencia de ejercer el poder. Como lo hace el actual ejecutivo.

Insisto, puede no gustar lo que el ejecutivo hace, y naturalmente cualquier ciudadano está en todo su derecho a que no le guste, faltaría más. Incluso está en su derecho a que no le guste y aún así no saber cuál alternativa sería mejor.
El problema al que nos enfrentamos, desde mi punto de vista, es que muchas ciudadanos sienten impotencia por no disponer de alternativas reales (no mediáticas) al actual gobierno. Muchos ciudadanos con una sensibilidad política o ideológica diferente, o que honestamente creen que el gobierno lo hace decididamente mal, sienten impotencia al no disponer de herramientas políticas reales para enfrentarlo. Tiene los canales: la democracia (y su principal herramienta: el voto); pero no el medio válido: un partido que asuma ese rol desde la coherencia, con un plan alternativo y que sea capaz de actuar desde esa responsabilidad con capacidad de construcción política sólida.

Ojalá lo consigan, para que nuestra democracia y sus instituciones sean aún más fuertes. Y entonces nadie sueñe con caminos que no estén dentro de las reglas de la democracia.




Amor cantan sus bocas, virtudes y deberes.
Todos somos hermanos. ¿Por qué ese odio feroz?
Sus bienes los comparten. Se ayudan y consuelan
y en lugar de respeto, despiertan el rencor.
(Carlos Etxeba)

lunes, 29 de octubre de 2012

Errores no forzados

Que los consultores y los economistas mediáticos no aciertan nunca jamás ni un vaticinio, no es algo sólo de ahora: hace 10 años el Cash ya publicaba un informe con esos pronósticos que eran tan erróneos como los que siguen haciendo y "equivocando" estos últimos años.

Dicen que Lavagna le ordenó a Guillermo Nielsen, el secretario de Finanzas a cargo de las negociaciones con el Fondo Monetario en Octubre de 2002, que tuviera su ejemplar de aquel Cash a mano en Washington antes de encontrarse con Anoop Singh y John Thornton: “Mostráselo a los amigos del FMI para que vean cómo se equivocan los consultores que ellos ven cuando vienen a Buenos Aires”, fue el mensaje del ministro de economía de aquellos tiempos.


Ni cuadrada
27 de octubre de 2002

Sólo quedará uno de cada tres bancos.” El 6 de abril, en una reunión con empresarios, el economista y candidato a presidente Ricardo López Murphy vaticinó quiebras y cierres masivos de entidades. Página/12 publicó esa temeraria frase al otro día. Así, el efímero ministro de Economía de la Alianza colaboró para que muchos ahorristas permanecieran en estado de pánico. Pero su premonición no se cumplió: sobre 100 bancos, sólo cerraron tres; otros tres extranjeros dejaron el país, pero esas entidades fueron absorbidas por la banca nacional. Fue un error grosero de LM. “El mejor escenario esperable es que a fin de año el dólar cueste 5 pesos y la inflación supere el 175 por ciento; el peor es un dólar a 20 pesos y una hiperinflación del 1100 por ciento.” Esto lo dijo Miguel Angel Broda, el consultor más cotizado de la city, en una reunión del IAEF el 23 de abril. La Nación publicó ese pronóstico y, obviamente, no se cumplió. Jorge Avila, el economista del Cema que acompaña a Carlos Menem en su campaña presidencial, fue más lejos: “No habrá moneda ni banca por dos generaciones; esto termina en una hiperinflación”. Esta afirmación se publicó el 31 de mayo en el sitio CitiEconomica.com. El periodista le repreguntó: ¿Una política fiscal sólida no alcanzaría para dar estabilidad cambiaria? “No, la confianza en la moneda no se recupera ni siquiera con una política fiscal coherente”, contestó Avila. Errores de diagnóstico. Mala praxis. Confusión. Operaciones políticas. Defensa de intereses sectoriales. ¿Cómo llamarlo? Durante los primeros seis meses del año, los diarios se inundaron de presagios de catástrofe vertidos por economistas mediáticos. Ahora que el dólar se frenó, la inflación se detuvo y la actividad comienza a mostrar un tímido repunte, es buen momento para revisar declaraciones pasadas y verificar si tan reputados profesionales saben en serio o pertenecen a la categoría de economistas denominada chantanómicos. Cash realizó un minucioso trabajo de archivo sobre las declaraciones realizadas por 15 economistas de distintas extracciones durante los primeros meses del año. Varios de ellos suenan frecuentemente como candidatos a ministros. Sólo tres se acercaron a lo que iba a suceder en el país (ver aparte). El resto hizo un papelón.

Manuel Solanet, de Fiel, declaró el 30 de mayo a Infobae: “Sin ninguna duda habrá una inflación de tres dígitos anuales”. En ese momento, el último índice de precios conocido era el de abril, que había dado un 10,4 por ciento de suba. Cinco días después de las declaraciones del economista, el Indec anunció que en mayo la inflación se había desacelerado al 4 por ciento. Solanet acompañó a López Murphy en su corta gestión en la cartera económica y es hombre de consulta permanente del candidato a presidente. El equipo de la consultora Fiel abundó en declaraciones alarmistas durante el primer semestre del año. El 22 de abril, el mismo economista había declarado a El Cronista: “El sistema financiero se va a quedar con pocos o ningún depósito; van a pasar muchos años antes de que un argentino vuelva a hacer un plazo fijo en el país”. Entre junio y setiembre se realizaron plazos fijos nuevos, con plata fuera del corralito, por 2080 millones de pesos.

El 4 de julio Infobae reprodujo una declaración del economista-empresario Javier González Fraga que auguraba “van a cerrar muchos bancos; vamos hacia un sistema regional con una fuerte consolidación de bancos grandes. Muchas entidades ya no gozan de la confianza del público y deberán cerrar”. Como se apuntó al principio de la nota, tal hecatombe bancaria no se verificó. Por otra parte, muchas entidades están obteniendo excelentes dividendos con la banca transaccional, mediante operaciones en dólares, cuasimonedas y venta de servicios. Un informe de la calificadora Fitch sobre los balances bancarios recientemente presentados en la Bolsa de Comercio revela que “si no fuera por los quebrantos ocasionados por la eliminación del CER de un segmento de los créditos y por los amparos judiciales, los saldos trimestrales serían positivos. Las entidades están registrando una rentabilidad operacional satisfactoria”.

El consultor Miguel Angel Broda, columnista frecuente del diario La Nación, utilizó varias notas para lanzar vaticinios y en todos erró. Dos semanas después de plantear los terribles escenarios descriptos en el primer párrafo de este artículo, el 5 de mayo, Broda advirtió: “No existe ninguna posibilidad de tener una meta monetaria cumplible de mayo a diciembre si no se acuerda con el FMI de inmediato. Y a su vez, sin un ancla monetaria, no se logrará un tipo de cambio que evite la hiperinflación”. Unos días antes, el 24 de abril, Broda había sentenciado: “Nuestra crisis actual es propia de los gobiernos débiles; son problemas domésticos que no van a contagiar a nuestros vecinos. En este caso la crisis está acotada sólo a nuestro país. Por eso el FMI no se preocupa por ayudarnos”. Pocos meses después Uruguay y Brasil vieron volar el riesgo país y tuvieron que devaluar sus monedas. Chile, en menor medida, también sintió el sacudón.

Luego de la instalación del corralito, la salida de la convertibilidad y el défault se desató una guerra de intereses contrapuestos. Las empresas endeudadas en el país, que habían recibido la gracia de la pesificación, presionaban por un tipo de cambio alto que les licuara sus pasivos; los banqueros hacían lobby por un Plan Bónex que les sacara a los depositantes de encima; los endeudados con el exterior pugnaban por un seguro de cambio. A la vez, ciertos sectores políticos –el menemismo fue el menos disimulado– querían el caos para aterrizar en el gobierno con su propuesta dolarizadora. Muchos de los yerros que se recuerdan en esta nota tienen más que ver con la defensa de esos intereses que con deslices técnicos.

Otro que no se privó de vaticinar huracanes fue el ex presidente del Banco Central, Pedro Pou. El 20 de enero pronosticó: “Las condiciones para una política monetaria independiente no están dadas. Sus beneficios son ilusorios y las modificaciones al tipo de cambio son desestabilizadores políticos. A medida que aumente el dólar libre, los efectos patrimoniales de la devaluación amenazan con desintegrar la Nación”. El 26 de junio Clarín requirió la opinión de varios especialistas para saber qué iba a pasar con los precios. A esa altura los analistas ya sabían que la inflación había bajado del 10,4 por ciento de abril al 4 por ciento de mayo y algunos medios advertían que en junio el registro sería aún menor. Sin embargo, el consultor Orlando Ferreres presagió: “Con un dólar a 3,60 pesos la inflación va a superar largamente el 100 por ciento”. En la misma nota, Jorge Vasconselos dio a conocer la estimación de la Fundación Mediterránea: “La inflación anual va a superar el 80 por ciento”. Fuentes del Indec aseguraron la semana pasada a Cash que los especialistas del organismo prevén que el índice anual no va a superar el 43 por ciento.

Los pronósticos sobre el tipo de cambio tampoco eran alentadores. El economista de Lehman Brothers, Joaquín Cottani, escribió en La Nación el 6 de enero: “Lo único que Argentina puede hacer hoy es dolarizar. Cualquier otro esquema monetario o cambiario está condenado a fracasar”. Como se ve, el especialista no se permitía ni un mínimo de duda. El 17 de febrero, el columnista invitado fue Luis Seco quien apoyó la misma tesis, pero de manera menos terminante: “Para la Argentina, en las actuales circunstancias, es prácticamente imposible pensar siquiera en tener una moneda”. El 7 de abril fue el consultor Alberto Ades el que presagió tempestades desde la misma columna: “No es difícil pronosticar una cotización del dólar cercana a los 6 pesos para fin de año”, exageró. Dentro de tantos pronósticos alarmantes hubo un economista que, en vez de pasarse, se quedó corto. Fue Roberto Alemann, que el 11 de febrero estimó que “en ningún caso el dólar va a superar los tres pesos”. En los días en que se preparó esta nota, varios de los especialistas citados siguieron realizando pronósticos. El año que viene se verá si afinaron la puntería. El 2002 no fue un buen año para los economistas mediáticos. Algunos desnudaron sus falencias técnicas; otros jugaron a la profecía autocumplida; casi todos confiaron en la legendaria mala memoria argentina.
¡No contaban con el suplemento Cash!




...sabemos que en una esquina no rosada aguarda el ultimátum de la envidia pero en definitiva será el tiempo el que diga dónde es dónde y quién es quién; sabemos que tras cada victoria el enemigo regresa buscando más triunfos y que volveremos a ser inexorablemente derrotados vale decir que venceremos; sabemos que el odio viene lleno de imposturas pero que las va a perder antes del diluvio o después del carnaval sabemos que el hambre está desnuda desde hace siglos pero también que los saciados responderán por los hambrientos...

(Mario Benedetti)

lunes, 22 de octubre de 2012

Reflexionando acerca de las elecciones Gallegas

"Ha habido un cambio en las políticas y en la correlación de fuerzas sociales. Se han adoptado políticas que han provocado una desigualdad muy grande y, por tanto, un reforzamiento del poder de los arriba. En estos momentos el 1% de más rico de los Estados Unidos se queda con el 75% de los ingresos. Eso da un poder tan ingente que permite disponer de medios de comunicación, de escuelas, de universidades, de intelectuales, de tertulianos, de medios de todo tipo para difundir la doctrina neoliberal. Ese bombardeo ideológico dificulta mucho la capacidad de respuesta de la ciudadanía y la difusión de discursos alternativos. Y así es mucho más fácil aplicar políticas que no sirven para lo que dicen servir, sino para aumentar el poder de los bancos y de los especuladores y hacer que la desigualdad sea cada vez mayor."
(Vicenç Navarro)


Le estuve dando vueltas a cómo definir las diferencias y similitudes entre la izquierda (liberal-progresistas) y la derecha (liberal-conservadores) españolas, luego de haber vivido una larga temporada bajo sus designios, empezando por la grosería de la comparación de las mierdas y los olores, y dejando claro que si bien ambos sienten de manera distinta las libertades individuales, son ante todo liberales en lo económico, y llegué a la siguiente conclusión: "ambos te dan por culo, pero mientras uno te recita versos y te declara su amor mientras lo hace, el otro te golpea y te insulta."
Son detalles. No son banalidades, claro que no, pero son detalles.


Me duele por los muchísimos gallegos sensatos que conozco, pero lamentablemente la mayoría es sado-masoquista: les gusta que les peguen y los insulten mientras les dan por culo.
Les puedo echar la culpa a los medios de comunicación y su prédica permanente para desmoralizar a los ciudadanos, y sería cierto. Pero es más cierto es que esos mismos ciudadanos son engañados porque quieren, les gusta que les mientan.
O tienen miedo de asumir la responsabilidad de coger el toro por las astas, y construir su propio futuro.


Una interesante reflexión:
Elecciones en Galiza 2012: 64% de participación. Del 64% que vota, más de la mitad (55%) no vota al PP. Tiene mayoría absoluta. Dicen que es una Democracia.
Elecciones en Venezuela 2012: más del 80% de participación. Del 80% que vota, más de la mitad (55%) vota a Chávez. Chávez tiene mayoría absoluta. Dicen que es Dictadura.
Elecciones en Argentina 2011: más del 80% de participación, de esos más de la mitad (55%) vota a CFK. CFK tiene sólo una mayoría relativa. Dicen algunos necios que es una dictadura.

Algunos son capaces de creer las fábulas más inverosímiles, y no hablo de religión (o no sólo).
Algo no encaja. ¿Quién reparte las cartas de nuevo?




Madre, ¿quién conoce su valor hasta que se pierde?

¡Ay madre! Desde muy lejos en mis coplas volverás. Tu sangre dentro de mis venas como un árbol crecerá, y el viento, que es generoso su árbol me enseñará.

Feliz día (comercial o no, qué más da) a todas las madres.
A todas les deseo que sus hijos no sean tontos y las llenen de besos y abrazos.
Y a los que ya no podemos, cantémosle, regalémosle nuestra mejor sonrisa, que no vea nuestras lágrimas.

Hoy recordé a mi vieja, en este día que teníamos que estar juntos y no se pudo.
Y pensé en algunos amigos y compañeros de ruta a los que le gusta pensar que esos seres queridos que hoy les faltan, están en algún lugar mágico viéndolos y participando de sus vidas.
Y creo que es una verdadera pena, porque eso que creen es cierto.
Sólo que se pierden de disfrutar en plenitud la realidad: ese lugar mágico es nuestra memoria, nuestros vívidos recuerdos, nuestros corazones.
Están en nosotros, por eso están.


La imagen corresponde a una fotografía del Parque de la Memoria, en la Ciudad de Buenos Aires.




jueves, 18 de octubre de 2012

Parecernos a nosotros mismos

Hay que tener cuidado a la hora de elegir enemigos, porque terminamos pareciéndonos a ellos.
(Jorge Luis Borges)


Con todo cariño y respeto, no me importa lo que pase el 8N.
No se lo tomen a mal, pero me han cansado con tanta llamada a la respuesta. Ojalá que el 8N se movilicen muchos, y que esos muchos logren consolidar una opción política; y que en las próximas elecciones tengan una representación clara y contundente.
Cuando hagan contra propuestas concretas al proceso actual, cuando se presenten con argumentos basados en la realidad y dejen de lado las simplificaciones demagógicas, las groserías y los odios o fanatismos o fundamentalismos en los que habitualmente basan sus declaraciones, en los que suelen fundamentar su rechazo, el actual proceso popular aumentará su potencia y su potencial.

Así que, si me lo permiten: disfruten de la vida, asuman como bandera la alegría, que la risa nos convoque.
La política no se hace contra el otro, se hace para sumar al otro. Que tu rival no se convierta en tu enemigo.

Recordemos lo que decía el Viejo, escuchando "At Carnegie Hall" de Jhon Coltrane & Thelonious Monk, buscando el final de un gran vino tinto, de ser posible bien acompañado.
Y si lo necesitás para que tu sonrisa sea gloriosa: hacelo imaginando sus caras a finales del 2013, o del 2015...




En la noche sale a hablar todo cuanto uno no imagina.
Mitin de multitudes invisibles, unos duermen de día, otros hablan de noche.
Se genera una hoja con insectos que sin verlos hacen daño.
(Carlos Pellicer)

sábado, 13 de octubre de 2012

El sabor de nuestras comparaciones

España se ahorrará 4.000 millones de Euros en jubilaciones maquillando el índice de inflación, según informa eleconomista.es; y he aquí una comparación interesante: al estado argentino se lo acusa de maquillar el índice de inflación para ahorrarse unos 15.000 millones de dólares en pago a acreedores externos (la banca) con el objetivo de redireccionarlos vía presupuesto al gasto social, el español lo hace para redireccionarlo en sentido inverso hacia la banca.

Posiblemente esto explique otra comparación posible y también interesante entre las realidades española y argentina, y es que en España se suceden una tras otra las manifestaciones de protesta pidiendo la renuncia del gobierno, de una masividad ya difícil de ocultar por la cadena de medios de comunicación que sostienen al gobierno español, por aplicar unos recortes a los derechos económicos y sociales tan salvajes como nunca vistos en la historia de la democracia española; políticas aplicadas por el actual gobierno que constituyen por cierto precisa y absolutamente lo contrario de lo prometido y declamado con indignación por el actual partido gobernante durante la campaña electoral de finales del año pasado.
En esa misma época, hubo elecciones presidenciales en Argentina, y el actual partido de gobierno prometió unas políticas que ahora está aplicando puntillosamente, promesas por las que obtuvo un porcentaje mucho mayor de votos que el actual gobierno español. En oposición a esas políticas, hay algunas manifestaciones de grupos políticos que obtuvieron un escaso caudal de votos, no tan masivas como las españolas, pero que en contrapartida con aquellas piden la muerte lisa y llana de la presidenta.

Quizá estas diferencias le den marco a lo que acaba de informar El Pais de Madrid: España se está convirtiendo rápidamente en el país con mayor desigualdad social de la eurozona, y como contrapartida Argentina en uno de los de menor desigualdad de Latinoamérica.

Curiosidades de las democracias occidentales, algunas de las cuales parecen ser más democracias que otras.
Dime cuál te parece más democracia y te diré quién eres...




Y así a lo largo de tu cuerpo, pequeña América adorada, las tierras y los pueblos interrumpen mis besos y tu belleza entonces no sólo enciende el fuego que arde sin consumirse entre nosotros, sino que con tu amor me está llamando y a través de tu vida me está dando la vida que me falta y al sabor de tu amor se agrega el barro, el beso de la tierra que me aguarda.

(Pablo Neruda)

viernes, 12 de octubre de 2012

Al fin emprendo el viaje verdadero

Cuando camino por el centro de Buenos Aires, me es imposible evitar que los recuerdos de un infausto pasado me salgan al paso.
No puedo evitar que me agobien las imágenes de aquellos años tristes, que algunos recuerdan con extraña nostalgia.


Es inevitable recordar los cuatro años de recesión, los números que conformaban aquellas estadísticas menos repudiadas, las caras de la desesperación, aquellas consignas cargadas de emotividad pero vacías de sentido, las miradas de la resignación, las patas sucias sobre el asfalto, la irracionalidad llenando las portadas y las pantallas.


Lo bueno de estos malos momentos que me asaltan intempestivos, es que al final comprendo que son recuerdos, y que por ahora, la mayoría de los argentinos no deseamos volver a exponernos a ellos.


Algunos no saben muy bien cuál es el camino hacia adelante (quizá sea yo uno de ellos), sería necesario que al menos acordemos cuál es el camino de regreso, y clausurarlo...




Entonces yo envidiaba, melancólicamente, a aquellos que se iban de verdad, en navíos de gordas chimeneas y casco reluciente, no en viajes ilusorios como los viajes míos.
Y hoy, que quizás es tarde, con los cabellos grises, emprendo, como tantos, el viaje verdadero; y escucho que los niños de remotos países murmuran al mirarme: «Mirad: Un extranjero...»

(José Ángel Buesa)

miércoles, 3 de octubre de 2012

A lo mejor resulta bien...

No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos.
Y descansar: morir.


"Biografía", de Gabriel Celaya.

Imagen: "Solo entre la multitud", de Pepa de Rivera.




Sólo se trata de vivir, esa es la historia, con la sonrisa en el ojal, con la idiotez y la cordura de todos los días, a lo mejor resulta bien.
A lo mejor resulta bien...

Mi añorado lamento de piedra y cristal

Una vieja
llama y pide:
ruega.

Nadie escucha.
Sólo el agua
suena.

Agua impura
que se escurre
ciega.

Agua muda
o agua ronca.
Besa

lo que duerme
o lo que sigue:
tierra.

Una sombra,
una pisada.
Piedra.

Piedra o siglos,
siglos lentos.
¡Ea!


"Mendiga en átrio románico (Compostela)", de Vicente Aleixandre.




Fíjate en la lluvia en la calle lamento de piedra y cristal. Fíjate en el viento desvanecido soma y ceniza de tu mar.
(F.G.Lorca)

Eric Hobsbawm ha muerto, que viva Eric Hobsbawm.

"...pero todo está claro y es más dulce, más útil,
sobre todo más dulce,
reconocer que el tiempo está pasando, que está pasando el tiempo y hace ruido,
y sentirse de una vez para siempre olvidado y tranquilo,
como un cero a la izquierda."

(Mario Benedetti)


“La impotencia enfrenta a aquellos que creen en lo que suma un capitalismo puro, sin Estado, capitalismo de mercado, una suerte de anarquismo burgués internacional, y a aquellos que creen en un socialismo planificado sin contaminación de los privados buscando ganancia.
Ambos están en la bancarrota. El futuro, como el presente y el pasado, pertenece a las economías mixtas en las cuales lo público y lo privado están juntos de una forma u otra, ¿Pero, cómo? Ese es el problema para todos hoy en día, pero especialmente para la gente en la izquierda.”

(Eric Hobsbawm)


Retrato de Eric Hobsbawm, de Gustavo Macri.




lunes, 1 de octubre de 2012

El color de tu facción

En un huerto amarillo, de maravillas
imposibles lleno, desperté a soñar;
soñaba y el dorado viento del lar
tornaba mis facciones amarillas.
(Or Lan)


Si un distrito, sea este nacional, provincial o municipal, a sus edificios, instituciones, accesos a carreteras, camiones (y un largo etcétera) los pinta de los colores del partido que gobierna, esto constituye un tipo específico de gobierno.

Lo más increíble del caso que comento, es que dichos colores del partido gobernante no tuvieron nunca ninguna relación con ese distrito en concreto.

Con lo cual, además de tener un ideario de corte fascista, estos gobernantes a los que me refiero, son unos prepotentes.


Imagen: "Casa y árboles en amarillo", de Aurelio Pérez Martínez (1977).




Cuando se congregan todos los odios: la pesadilla acecha...

Escuchando a Salvador Allende en su diálogo con Fidel Castro (que están reproduciendo nuevamente por Canal Encuentro) describir a la prensa chilena de aquel momento, pienso que si me abstraigo del personaje que habla y el año en que lo hace, perfectamente podría estar escuchando a alguien describir la argentina...


Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,

para vencer al hombre de la paz
tuvieron que congregar todos los odios
y además los aviones y los tanques,

para batir al hombre de la paz
tuvieron que bombardearlo, hacerlo llama,
porque el hombre de la paz era una fortaleza

Para matar al hombre de la paz
tuvieron que desatar la guerra turbia,

para vencer al hombre de la paz
y acallar su voz modesta y taladrante
tuvieron que empujar el terror hasta el abismo
y matar más para seguir matando,

para batir al hombre de la paz
tuvieron que asesinarlo muchas veces
porque el hombre de la paz era una fortaleza,

Para matar al hombre de la paz
tuvieron que imaginar que era una tropa,
una armada, una hueste, una brigada,
tuvieron que creer que era otro ejército,

pero el hombre de la paz era tan sólo un pueblo
y tenía en sus manos un fusil y un mandato

y eran necesarios más tanques, más rencores
más bombas, más aviones, más oprobios
porque el hombre de la paz era una fortaleza

Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,

para vencer al hombre de la paz
tuvieron que afiliarse siempre a la muerte
matar y matar más para seguir matando
y condenarse a la blindada soledad,

para matar al hombre que era un pueblo
tuvieron que quedarse sin el pueblo.


Poema escrito tras la muerte de Salvador Allende.
Mario Benedetti.
Chile Vive.
Poema escrito en 1983, publicado en la revista Punto Final.




Cuando la vida pasa

Quiero amor o la muerte, quiero morir del todo, quiero ser tú, tu sangre, esa lava rugiente que regando encerrada bellos miembros extremos siente así los hermosos límites de la vida.
(Vicente Aleixandre)


Los malos gobiernos pasan.
Los buenos también pasan.
Las leyes, las buenas y las malas quedan, aunque podemos aspirar a modificarlas.
Pero lo que tiene que quedar son los amigos.
Así que no seas fanático, no seas boludo: no le faltes el respeto a un amigo, no lo insultes, sólo porque tiene una mirada diferente a la tuya sobre la realidad.

No seas fanático, no seas boludo...

Debo decir que a mí no me gusta la palabra tolerancia.
Yo no quiero tolerar al que es diferente de mí, intento aceptarlo.
Y no me gusta que me toleren, quiero que me acepten.
Así que no seamos boludos, aceptémonos, y vayamos hacia adelante, que la vida pasa, y generalmente no vuelve...


La imagen que ilustra esta entrada corresponde a El Roto, seudónimo de Andrés Rábago, genial artista gráfico español.





lunes, 30 de julio de 2012

Cualquier semejanza con la realidad, es sólo magia

Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo.

Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:
-Te apuesto un peso a que no la haces.

Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta:
-Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo.

Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mamá o una nieta o en fin, cualquier pariente. Feliz con su peso, dice:
-Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.
-¿Y por qué es un tonto?
-Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Entonces le dice su madre:
-No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

La pariente lo oye y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero:
-Véndame una libra de carne -y en el momento que se la están cortando, agrega-: Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado.

El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar una libra de carne, le dice:
-Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas.

Entonces la vieja responde:
-Tengo varios hijos, mire, mejor deme cuatro libras.

Se lleva las cuatro libras; y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto, a las dos de la tarde, hace calor como siempre. Alguien dice:
-¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?
-¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!

(Tanto calor que es pueblo donde los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque si tocaban al sol se les caían a pedazos.)

-Sin embargo -dice uno-, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.
-Pero a las dos de la tarde es cuando hay más calor.
-Sí, pero no tanto calor como ahora.

Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:
-Hay un pajarito en la plaza.

Y viene todo el mundo, espantado, a ver el pajarito.

-Pero señores, siempre ha habido pajaritos que bajan.
-Sí, pero nunca a esta hora.

Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.

-Yo sí soy muy macho -grita uno-. Yo me voy.

Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo viéndolo. Hasta el momento en que dicen:
-Si éste se atreve, pues nosotros también nos vamos.

Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.

Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:
-Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa -y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.

Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, clamando:

-Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca.


"Algo muy grave va a suceder en este pueblo", de Gabriel García Márquez.




Ah soledad, mi vieja y sola compañera, salud.
Escúchame tú ahora, cuando el amor como por negra magia de la mano izquierda, cayó desde su cielo, cada vez más radiante, igual que lluvia de pájaros quemados, apaleado hasta el quebranto, y quebrantaron al fin todos sus huesos, por una diosa adversa y amarilla.
Y tú, oh alma, considera o medita cuántas veces hemos pecado en vano contra nadie y una vez más aquí fuimos juzgados, una vez más, oh dios, en el banquillo de la infidelidad y las irreverencias.

(José Ángel Valente)

domingo, 29 de julio de 2012

La enloquecida fuerza del desaliento

Difícil es negar que el deporte está perdiendo, definitivamente, el espíritu del que estuvieron imbuidos los más conocidos de los cuatro juegos antiguos celebrados por los griegos -los otros eran: los ístmicos, los píticos y los nemeos-, y se está transformando en algo cada vez mas claramente asimilable al Circo Romano.

En este contexto, fue por lo menos grotescamente gracioso, que los organizadores de Sydney 2000, eligieran como icono de las medallas para la edición de los Modernos Juegos Olímpicos a desarrollarse allí, una imagen del Coliseo Romano.

Mas allá del tan torpe como increíble error histórico, que hoy de algún modo repiten con absurdas restricciones a la libertad de expresión, tales como la prohibición de exhibir la figura del Che Guevara, alegando canallescamente motivos de seguiridad, desnudándose con crudeza, lo que me parece altamente sugestivo, tanto como que aquellos organizadores Australianos y el Comité Olímpico Internacional -a todas luces más afecto al dinero mal habido que a los libros de historia-, hubieran hecho aquella, a la vez que desafortunada, esclarecedora elección.

Lo de Sydney fue, indudablemente, un acto fallido colectivo. El de estos juegos, que ya empiezan a verse más claramente como ostentación de la riqueza de las naciones, quizá sea más buscado que el producto de un error en la forma de entender la democracia, probablemente sea más consciente de lo por nosotros deseable...




De su pasaje lento y doloroso de su huida hasta el fin, sobreviviendo naufragios, aferrándose al último suspiro de los muertos, yo no soy más que el resultado, el fruto, lo que queda, podrido, entre los restos; esto que veis aquí, tan sólo esto: un escombro tenaz, que se resiste a su ruina, que lucha contra el viento, que avanza por caminos que no llevan a ningún sitio. El éxito de todos los fracasos. La enloquecida fuerza del desaliento...
(Ángel González)

sábado, 28 de julio de 2012

Sos el corazón de mis ilusiones, lo que soy

Para mí sos esta imagen.


Porque no sólo sos la gloriosa década del '80, la pasión del Cacho, los campamentos, las guitarreadas, la grandeza de Timoteo, aquellos locos (los que recuerdo y los olvidados), las rateadas, la colonia.


Aún más que esta corta e injusta lista de recuerdos, para mí sos esta imagen que representa, como pocas en mi vida, esos momentos mágicos que defino como aquellos en los que éramos felices y no lo sabíamos.


¡Feliz 108 cumpleaños Ferro querido!




Vieja soledad que con mis palpitaciones todo sentimiento extraño duerme tras de ti porque eres el corazón de mis ilusiones y todo lo que eres vive dentro de mí...
(Fernando Ramos)

viernes, 20 de julio de 2012

Saltando las piedras que nos lastimaron

Una imagen que describe con dramática claridad la deriva de la crisis económica española.

No sé en qué devendrá la inevitable crisis política que están construyendo con su ceguera quienes en este momento gobiernan el Reino de España, pero personalmente sospecho que si el 15M fue nuestro voto a Clemente amplificado, ahora se está gestando el "que se vayan todos" español.

La gente está muy cabreada. La gente está muy enojada con el PPSOE. Los españoles suelen ser gente tranquila y respetuosa, pero a veces pierden la paciencia, y creo que se está gestando eso. Si se mantienen los privilegios de los pocos y se exigen sacrificios a los muchos, barrunto que la cosa devendrá en algo diferente.

Viendo la crudeza de lo que está sucediendo en España, y con la crueldad que lo hace, no parece mala idea que hagamos algunas comparaciones, que quizá sean odiosas, pero son de estricta necesidad, atendiendo a las enormes similitudes que tiene la realidad española con nuestra propia gran crisis, tanto en su construcción, como en su explosión.

Como recordar que así analizaba la situación y perspectivas de nuestro país, hace justo 10 años, el director del Instituto de Estudios Latino Americanos, de la Universidad de Londres, en la entrevista publicada por Página/12, en julio de 2002:
"...el panorama económico es tan negro, desde la perspectiva interna y cada vez más desde la externa, que es dudoso que un futuro cambio en la composición de gobierno pueda afectar la política y resultados del interinato. La crisis es tan profunda que hay que describirla como “histórica”, que se están descomponiendo muchas de las expectativas de los partidos políticos, y también la ideología y el comportamiento ciudadano, si es que ya no han sido revertidos para siempre."

Y luego plantearse que si en el último número de la revista "Voces en el Fénix" se afirma que "nos encontramos ante un proceso virtuoso de producción y consumo, lo que fue determinante para las satisfactorias tasas de crecimiento de nuestro producto bruto", en el marco de un análisis no sólo muy interesante, también muy necesario acerca de "La industria que queremos conseguir", quizá se deba a que luego de que nos explotó en las manos la bomba que construimos insistiendo insensatamente con las recetas de los organismos internacionales de crédito, excesivamente ideologizados, empezamos a tomar algunas decisiones correctas.

Podemos, y debemos, analizar con tranquilidad y honestidad intelectual la situación, decidir qué errores hemos cometido, concluir que en los últimos tiempos, basados en necesidades reales pero exagerando groseramente en su implementación, hemos cometido algunos innecesarios, o quizá no, y determinar qué hay que corregir, y qué profundizar.
Pero lo que hay que tener muy claro, es que hasta aquí se hizo lo que se debía, y de manera correcta. Si no volveremos a tropezar con las mismas piedras que los mismos matones de barrio pretenden volvernos a poner en el camino.




¿Y por qué el sol es tan mal amigo del caminante en el desierto?
¿Y por qué el sol es tan simpático en el jardín del hospital?
¿Son pájaros o son peces en estas redes de la luna?
¿Fue adonde a mí me perdieron que logré por fin encontrarme?
(Pablo Neruda)

El sueño del regreso

Vuelvo sin mí; pero al partir llevaba en mí no sólo cuanto entonces era sino también, recóndita y ligera, esa patria interior que en nadie acaba.

Oigo gemir la aurora que te alaba, músico litoral, viento en palmera, y me asedia la enjuta primavera que la razón, no el tiempo, presagiaba.

Entre el capullo que dejé y la impura corola que hoy en cada rama advierto pasaron lustros sin que abrieran rosas.

Viví sin ser... Y sólo me asegura, entre tanta abstención, de que no he muerto la fatiga de mí que hallo en las cosas.

(Jaime Torres Bodet)


A todos mis amigos y compañeros de ruta con los que disfrutamos aquí (y en feisbuq) descubrir tesoros diariamente, les quería comentar que mi regreso a la patria va viento en popa.
Mi mujer llegó antes que yo y ya tiene laburo de lo suyo.
Yo ya tengo apalabrado algo de lo mío, que tendré que ver si se puede mejorar cuando llegue en dos semanas.
Nos resta concretar el alquiler de un techito (para no joder mucho tiempo a la familia), lo que será más complejo porque el destino será la eterna y altiva ciudad de Buenos Aires.

Sólo una cosa nos faltaría para que sea perfecto: que podamos ambos pagar impuesto a las ganancias. De momento nos conformamos con lo que hay, que ya está mejor de lo que esperábamos.

Como siempre, mis dioses me bendicen (incluso, generosos como son, por momentos me han permitido vivir sin tanta estrechez).




jueves, 19 de julio de 2012

El añorado pasado, inexacto, bajo nuestra alfombra

"El Gobierno encargó a una comisión de expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) un estudio riguroso sobre el sistema previsional argentino. La conclusión fue que el régimen presenta tantas falencias que lo mejor es reformularlo y crear uno nuevo. Por caso, sólo el 30 por ciento de los trabajadores está aportando regularmente para su jubilación, lo que provocará que en diez años cerca de la mitad de los mayores de 65 no tendrá los aportes suficientes para asegurarse un retiro. El sistema privado, advierten los técnicos de la OIT, “presenta numerosas características propias de un mercado oligopólico”, y actualmente cobra las comisiones más altas del mundo. Los afiliados a las AFJP dejan el 45 por ciento de su aporte a las empresas, un nivel mucho más alto que el de Chile, con 28 por ciento, al que le siguen Colombia, Malasia y Singapur."

El sistema previsional es tan malo que se debería crear uno nuevo.
Esa es la conclusión a la que arribó un informe de la OIT, que ayer presentó el Ministerio de Trabajo. En diez años, cerca de la mitad de los mayores de 65 años no podrá jubilarse.

(Publicado en Página/12, el Viernes, 19 de julio de 2002)


Proyectando cierto escenario macroeconómico (crecimiento cero en 2003, y luego a tasas anuales inferiores al 3 por ciento), y suponiendo una renegociación que logra una quita del 60 por ciento sobre la deuda en default, el país deberá afrontar en el resto de la década el pago de servicios de la deuda (amortizaciones más intereses) que representarán el 5,7 por ciento del PBI en 2003, el 6,2% en 2004, el 9,7% en 2005 y el 9% en el quinquenio 2006-2010. Esto implicaría que mientras la Argentina no logre reabrir su acceso a los mercados de capitales para colocar deuda nueva, el esfuerzo fiscal será enorme. Consistirá en alcanzar un superávit primario (ingresos menos egresos, antes del pago de los servicios de la deuda) que oscilaría entre 6 y 10 por ciento del Producto.
Carrió, Menem, Saá, Macri, López Murphy... ¿quién quiere encargarse de la faena?

Con la crueldad de los números.

(Publicado en Página/12, el Viernes, 13 de julio de 2002)


"Se verificó en ese momento –cuando la toma de rehenes era un delito que se repetía y repetía– la incompetencia de las fuerzas de seguridad para manejar las situaciones. Pero también se verificó que en la desesperación por la primicia, a las empresas periodísticas la vida no les importa un comino. Ahora, el delito que se repite y se repite es el de los secuestros. La mayoría de las veces express, en que los secuestradores mantienen a la víctima en un auto mientras negocian nerviosamente un rescate de 500, 700 o 1000 pesos. Aunque en menor medida, también están los casos de secuestros extorsivos, protagonizados por bandas más organizadas, con aguantaderos para esconder al secuestrado y cifras mucho mayores en la negociación."

Secuestros, periodistas y policías.

(Publicado en Página/12, el Jueves, 18 de julio de 2002)




Hay algo de inexacto en los recuerdos: una línea difusa que es de sombra, de error favorecido. Y si la vida en algo está cifrada, es en esos recuerdos precisamente desvaídos, quizás remodelados por el tiempo con un arte que implica ficción, pues verdadera no puede ser la vida recordada. Y sin embargo a ese engaño debemos lo que al fin será la vida cierta, y a ese engaño debemos ya lo mismo que a la vida.

(Felipe Benítez Reyes)

miércoles, 18 de julio de 2012

Qué extraña manera de estar vivos

"La gente", concluyo, son esas señoras agrias y prejuiciosas, que se quejan amargamente de todo lo que no entienden cuando hacen alguna cola.
"El pueblo", en cambio, son aquellos que, acertada o equivocadamente, vota, asume y toma decisiones. Y si es menester, se queja.

Luego están los mediadores de la verdad, los proveedores de la palabra, inefables personajes que ya parecen estar hartos de su propia ineficacia en la tarea que les han encomendado: ser formadores de opinión.
Me parece a mí que lo mejor que se puede hacer es ignorar los debates banales que estos oscuros personajes proponen para intentar mejorar su eficacia en la formación de opinión, cuyo objetivo es que no sólo asuman como propios sus argumentos aquellos que llamamos "la gente", sino que también, y fundamentalmente, los repita "el pueblo".

Sospecho que no resulta conveniente convertirse en "la gente". Ser "la gente", de la experiencia empírica resulta que suele ser triste, y lo poco que sabemos nos demuestra que si algo nos aporta cosas válidas, eso es la alegría.
Dado que, como efectivamente sabemos, sin alegría no hay nada que valga la pena.

Además, deberías preguntarte que si te enganchás recurrentemente en la banalidad, cómo sabés que no sos vos el banal...


Imagen: Foto de Fernand Fonssagrives




Estáis muertos. Qué extraña manera de estarse muertos. Quienquiera diría no lo estáis. Pero, en verdad, estáis muertos. Flotáis nadamente detrás de aquesa membrana que, péndula del zenit al nadir, viene y va de crepúsculo a crepúsculo, vibrando ante la sonora caja de una herida que a vosotros no os duele. Os digo, pues, que la vida está en el espejo, y que vosotros sois el original, la muerte. Mientras la onda va, mientras la onda viene, cuán impunemente se está uno muerto. Sólo cuando las aguas se quebrantan en los bordes enfrentados, y se doblan y doblan, entonces os transfiguráis y creyendo morir, percibís la sexta cuerda que ya no es vuestra. Estáis muertos, no habiendo antes vivido jamás. Quienquiera diría que, no siendo ahora, en otro tiempo fuisteis. Pero, en verdad, vosotros sois los cadáveres de una vida que nunca fue. Triste destino. El no haber sido sino muertos siempre. El ser hoja seca, sin haber sido verde jamás. Orfandad de orfandades. Y sinembargo, los muertos no son, no pueden ser cadáveres de una vida que todavía no han vivido. Ellos murieron siempre de vida. Estáis muertos.

(César Vallejo)

martes, 17 de julio de 2012

Habrá un vivir

En esta página del Ministerio de Economía hay una cuenta atrás.

Un reloj que muestra lo que falta para que yo llegue al país, y también lo que falta para terminar de pagar el corralito.

Cuando llegue a Argentina, precisamente ese día, el corralito que marcó el final de la segunda y más infame de las décadas, será definitivamente parte de la infausta historia de nuestra patria.


- o - o - o - o -

No me lleves a sombras de la muerte
Adonde se hará sombra mi vida,
Donde sólo se vive el haber sido.
No quiero el vivir del recuerdo.
Dame otros días como éstos de la vida.
Oh no tan pronto hagas
De mí un ausente
Y el ausente de mí.
¡Que no te lleves mi Hoy!
Quisiera estarme todavía en mí.

Hay un morir si de unos ojos
Se voltea la mirada de amor
Y queda sólo el mirar del vivir.
Es el mirar de sombras de la Muerte.
No es Muerte la libadora de mejillas,
Esto es Muerte. Olvido en ojos mirantes.

"Hay un morir", de Macedonio Fernández.

Imagen: Pintura china (desconozco el autor).




La muerte nos acorrala. Nuestra vida es, erguida y con la mirada limpia, a pesar de ella, contra ella. Superarla cada día es nuestro destino, cruel e infame. El amor y la alegría nuestra mejor arma. Imposible estar seguro de nuestra victoria, sólo de nuestra resistencia.
Quizá sólo de eso se trate.

lunes, 16 de julio de 2012

La necedad de vivir sin tener precio

En el capitalismo mágico, somos todo lo libres que nuestro dinero puede pagar, dado que tal y como reza su primera ley: "la libertad de las personas es inversamente proporcional a la libertad de los capitales".

Y como ya sabemos, los capitales sí que son libres. Y cuando alguien osa querer controlarlos, con la pretensión de que las personas de escasa libertad, esas que todos sabemos que poca es la libertad que pueden pagar, sean al menos un poco más libres, los oscuros propietarios de los infames mediadores de la palabra y la verdad gritan: ¡Amenazan nuestra libertad! ¡Nuestra libertad es sagrada!
Y es entonces cuando los necios, conmovidos, gritan: ¡La libertad de su dinero es nuestra libertad!

Confundidos, los esclavos de las necesidades insatisfechas esperan, hasta que impacientes, por fin ellos gritan con fuerza: ¡Nuestros hijos también desean libertad! Entonces los oscuros propietarios de los infames mediadores de la palabra y la verdad acusan: ¡Eso es violencia! Y los necios asienten asustados.

¿Y la revolución? Paciencia, paciencia...




Yo no se lo que es el destino, caminando fui lo que fui.
Allá Dios, que será divino. Yo me muero como viví.

La libertad sin igualdad, es sólo una palabra vacía

La derecha en todo el mundo, confiesa su mediocridad, su triste mirada del mundo, equiparando libertades personales con libertinaje económico. Las necesarias regulaciones del estado las cuestionan con falacias que pretenden que la igualdad social es contraria a la libertad personal.

Nada dicen, por cierto, del ataque a la libertad de quienes se benefician económicamente con esas regulaciones. No parecen ser libertades de las que su poesía oscura deba preocuparse.

Finalmente, es lo de siempre: pinta tu aldea, y pintarás el mundo. Cualquier parecido con algunos discursos argentos no es ninguna coincidencia...
Es pura ideología..


Esto escribía Mariano Rajoy, ya en 1984:


Hace algunos meses “FARO DE VIGO” tuvo la gentiliza de acceder a la publicación de un artículo en el que comentábamos un libro a nuestro juicio apasionante. “La envidia igualitaria” de Luís Moure-Mariño que analiza con profusión de detalles y argumentos aquella afirmación y el consiguiente problema de la igualdad-desigualdad humana, pero que añade a este estudio el de otro tema no menos importante e íntimamente unido al primero, cual es el de la envidia, uno de los más graves y perniciosos de los pecados capitales.
La primera parte de “La envidia igualitaria” tiene como objetivo básico, ampliamente logrado por cierto, el recopilar los escritos históricos sobre la envida. En ella se sintetizan los diversos estudios y opiniones que a lo largo de los tiempos ha provocado el pecado de la envidia.
En el segundo apartado del libro, Gonzalo Fernández de la Mora analiza de manera exhaustiva y profunda el problema de la envida –a la que define como “malestar que se siente ante una felicidad ajena, deseada, inalcanzable e inasimilable”-, de su utilización política (vaguedades como “la eliminación de las desigualdades excesivas”, “supresión de privilegios”, “redistribución”, “que paguen los que tienen más…” son utilizadas frecuentemente por los demagogos para así conseguir sus objetivos políticos), las defensas ante la misma (la huida, la simulación y la cortesía son medios de que tiene que valerse el “envidiado” para evitar el provocar el sentimiento), y la manera de superarla que es la autoperfección y la emulación. Por último, el autor dedica unas brillantes páginas a demostrar el error en que incurren quienes a veces conscientemente y utilizando el sentimiento de la envida y otras sin valorar el alcance de sus aseveraciones, sostienen la opinión de que todos los hombres son iguales y en consecuencia tratan de suprimir las desigualdades: El hombre es desigual biológicamente, nadie duda hoy que se heredan los caracteres físicos como la estatura, color de la piel… y también el cociente intelectual. La igualdad biológica no es pues posible. Pero tampoco lo es la igualdad social: no es posible la igualdad del poder político (“no hay sociedad sin jerarquía”), tampoco la de la autoridad (¿sería posible equiparar la autoridad de todos los miembros de un mismo gremio, por ejemplo, de todos los pintores o los cirujanos?), o la de la actividad (es difícil imaginar un ejército en el que todos fueran generales; o una universidad en la que todos fueran rectores), o la del premio, o la de oportunidades (las circunstancias, temporales, geográficas y familiares colocan inevitablemente a los individuos en situaciones más o menos favorables, nadie tiene la misma oportunidad mental, ni histórica, ni nacional: no es igual nacer en EE.UU. que en U.R.S.); ni siquiera la económica: “allí donde se ha implantado una cierta igualdad pecuniaria –mediante la nacionalización de los medios de producción, la abolición de la herencia, la supresión de las rentas del capital y la equiparación de casi todos los salarios- se han radicalizado las inevitables desigualdades de poder, creadores de desigualdades económicas quizá no monetarias, pero espectaculares. Aunque la cuenta corriente de Stalin no fuera superior a la del más mísero music, nadie podría afirmar la igualdad económica de ambos. Para imponer tal igualdad habría que eliminar el poder político, lo que es imposible”.

Pero si importantes son todas y cada una de estas ideas, individualmente consideradas, a todas ellas trasciende el mensaje, o la pretensión final del autor sobre la que entiendo todos los ciudadanos y particularmente los que asumen mayores responsabilidades en la sociedad, debemos reflexionar. Demostrada de forma indiscutible que la naturaleza, que es jerárquica, engendra a todos los hombres desiguales, no tratemos de explotar la envidia y el resentimiento para asentar sobre tan negativas pulsiones la dictadura igualitaria. La experiencia ha demostrado d de modo irrefragable que la gestión estatal es menos eficaz que la privada. ¿Qué sentido tienen pues las nacionalizaciones? Principalmente el de desposeer –vid. RUMASA-, o sea, el de satisfacer la envidia igualitaria. También es un hecho que la inversión particular es mucho más rentable no subsidiaria. Entonces ¿Por qué se insiste en incrementar la participación estatal en la economía? En gran medida, para despersonalizar la propiedad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria. Es evidente que la mayor parte del gasto público no crea capital social, sino que se destina al consumo. ¿Por qué, entonces, arrebatar con una fiscalidad creciente a la inversión privada fracciones cada vez mayores de sus ahorros? También para que no haya ricos para satisfacer la envidia igualitaria. Lo justo es cada ciudadano tribute en proporción a sus rentas. Esto supuesto, ¿por qué, mediante la imposición progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la misma cantidad de ingresos? Para penalizar la superior capacidad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria. Lo equitativo es que las remuneraciones sean proporcionales a los rendimientos. En tal caso ¿por qué se insiste en aproximar los salarios? Para que nadie gane más que otro y, de este modo, satisfacer la envidia igualitaria. El supremo incentivo para estimular la productividad son las primas de producción. ¿Por qué, entonces, se exige que los incrementos salariales sean lineales? Para castigar al más laborioso y preparado, con lo que se satisface la envidia igualitaria. Y así sucesivamente. Juan Ramón Jiménez lo denunció en su verso famoso “Lo quería matar porque era distinto”; y el poeta romántico Young dio en la diana cuando afirmó “todos nacemos originales y casi todos morimos copias”. Al revés de lo que propugnaban Rousseau y Marx la gran tarea del humanismo moderno es lograr que la persona sea libre por ella misma y que el Estado no la obligue a ser un plagio. Y no es bueno cultivar el odio sino el respeto al mejor, no el rebajamiento de los superiores, sino la autorrealización propia. La igualdad implica siempre despotismo y la desigualdad es el fruto de la libertad. La aprobación por nuestras Cortes Generales de algunas leyes como la última de la Función Pública constituye un claro ejemplo de igualdad impuesta pues pretende equiparar a quien por capacidad, trabajo y méritos son claramente desiguales y sólo va a servir para satisfacer ese gran mal que constituye la envidia igualitaria. Frente a ella sólo es posible la emulación jerárquica: hagamos caso de la sentencia de Saint-Exupery “Si difiero de ti, en lugar de lesionarte te aumento”.

LA ENVIDIA IGUALITARIA
Mariano Rajoy Brey
Presidente de la Diputación de Pontevedra
FARO DE VIGO, 24 de julio de 1984




Para que la ignominia no derrote al amor no sirven las palabras, solo la sangre puede, en la igualdad, amar y ser amada.