miércoles, 4 de abril de 2012

Un cruel chiste de gallegos

"El modelo económico español se reveló un fiasco, está en una debacle cuyo fondo no es fácil advertir y el diario El País de Madrid observando la economía argentina trabaja gratis para la revista Barcelona", concluye Alfredo Zaiaz en su artículo “El País” trabaja para “Barcelona”.
En él analiza un editorial del conservador diario El País de España en el que se afirma que el gobierno de CFK está “intentando esconder el fracaso de su gestión económica detrás de una fachada de nacionalismo”; que la economía “está bajo amenaza y, en esta hora de frustración, la Presidenta ha optado por escudarse en las viejas consignas patrióticas”; que “Argentina corre el riesgo de una ruina a corto plazo”; que Cristina Fernández de Kirchner “ha sido incapaz de aplicar una política de moderación del consumo y tampoco ha gestionado bien su producción nacional de productos energéticos” y que “el resultado es una demanda creciente, una producción cada vez menor y unos precios disparados que pesan sobre los consumidores”.
Hace bien en hacerlo en clave de humor Alfredo Zaiat, porque francamente no parece lógico que alguien sensatamente pueda tomárselo muy en serio. Honestamente parece un chiste de gallegos.

Desde hace más de 9 años vivo en España. Al cabo de un par de años dejé de leer El País, fue cuando caí en la cuenta que de progresista sólo tiene el mito bien ganado en otros tiempos. Los demás medios gráficos de alcance estatal en líneas generales no ocultan su ideología, salvo El País que se pretende lo que no es. No sólo desinforma y manipula sobre Sudamérica (groseramente, por cierto), como lo hizo sobre Libia por ejemplo, sino que también suele manipular sobre la política local. La prensa escrita en España está quizá peor que la Argentina, así que hubo que buscar otras opciones para informarse. Leer la prensa escrita se hace por la obligación de saber qué piensa, y cómo, el "enemigo", más que por la necesidad de estar informados.
Respecto a lo que se dice en el referido artículo, parece un chiste de gallegos (otro más, y casi tan cruel como el de Garzón), porque mientras El País defiende la política económica que impulsa el BCE (aplicarla es lo que hizo ZP y ahora hace Rajoy) que está llevando a España a niveles de desempleo desesperantes, con una situación de déficit fiscal que preanuncia aún mayores ajustes, Argentina acaba de bajar la tasa de desempleo del 7%, camino al pleno empleo, y el "ajuste" significa redireccionar subsidios (cuando lo que en España se hace es directamente cancelar beneficios sociales sin mayores complejos).
Es decir que la política que defiende El País es la que está destruyendo el estado del bienestar, y la que cuestiona allende los mares lo está construyendo (los subsidios para los vagos que pagan los giles).

Un chiste malo, cruel. No se puede decir que es sorprendente, pero sí que es patético (en tanto imagen gris que provoca tristeza).

El viejo y sabio refranero marxista, nos enseña que suele ser mucho mejor mantener el silencio y pasar por idiota, que escribir un editorial y confirmarlo...



Me informan luego de haber publicado esta nota, que un juez ordena allanar un departamento propiedad del vicepresidente argentino, lo que me recuerda otra cosa que el editorial del mendaz y conservador diario español El País no informa sobre las diferencias entre Argentina y España: si en España un juez pretende investigar el caso Gürtel, lo que conforma la mayor causa de corrupción organizada de España, y que afecta al Partido Popular, hoy en el gobierno, a ese juez se le acaba la carrera en poco tiempo. En Argentina, y para alegría de todos, este juez no tiene mayores inconvenientes.
Al final se sabrá si la investigación tuvo algún sustento o fueron sólo fuegos de artificio, pero afortunadamente para el juez, él ejerce en Argentina, y no en España. Por cierto, si se comprueba que tuvo algún sustento todos estarán de acuerdo con que Bodou debería renunciar inmediatamente; pero me pregunto (si todo sigue como hasta ahora y se comprueba que no había nada): a quienes estuvieron regalándonos un titular tras otro asegurando que no hay ninguna duda que sí lo había, se les podrá reclamar algo de dignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada